miércoles, 19 de diciembre de 2012

Mi casa está donde estás tú.

Verás, no sé porque, pero desde que te fuiste no ha dejado de llover, y las goteras han invadido esta casa. El invierno ha entrado de golpe, dejando la puerta abierta por si echas de menos tu vida, conmigo.   Aquí todos te echan de menos. Ese sofá que utilizabas como armario. Hasta ese pájaro de la ventana ha dejado de cantar. Y ya no tengo canciones favoritas. La habitación sigue exactamente igual, la misma cama sin hacer. Tus buenos días escrito en el espejo. El fuego no deja de arder, y tú sin aparecer. "Por mi que se congele el mundo", mientras tenga tus abrazos, solía decirte. Pero ya no tengo a que agarrarme. Me queda tu última taza de café sin fregar. Estás en cada rincón. En cada margarita deshojada. Pero no me iré de aquí, aunque me duelan los domingos, y llegue la primavera y no estés. Que venga Abril, y ojalá vengas tú.


3 comentarios:

  1. Hola! Pasó a avisarte que hemos subido nuevos capítulos de la novela las piezas del corazón! Esperamos que te gusten y disfrutes! FELIZ NAVIDAD

    ResponderEliminar
  2. Me gusta muschísmo tu blog, y ya te sigo!
    Enhorabuena! Escribes genial. Besos.

    PD: Espero que visites el mio: http://leerimaginarescribir.blogspot.com.es/
    Y que me aconsejes y me sigas, para que me hagas igual de feliz como yo te he hecho a ti.
    Gracias. Te espero.

    ResponderEliminar