martes, 10 de diciembre de 2013

Save me.

Hay demasiadas cosas que debí decir. Antes de que lo dejases todo.
Y me quedé en nada.
En un montón de catástrofes juntas.
Haciéndome añicos cada vez que suspiras lejos.
Dime quién va a venir a coordinarme los latidos al ritmo de tus pasos acercándose.
Y quién va a ordenar todo este desastre.
Que aún tengo tus pestañas clavadas en mis dedos. Y todos los deseos aferrados a los amaneceres.
Restáurame.
O destrózame un poco más si quieres.



No hay comentarios:

Publicar un comentario